Tecnologías exponenciales que definirán el futuro

De todos es conocido, cómo los procesos de adopción de determinados inventos y/o tecnologías se han ido acelerando en los últimos años. El uso del teléfono fijo tardó 75 años en llegar a 50 millones de usuarios en todo el mundo. Sin embargo, el teléfono móvil, lo logró en solo 12 años, mucho tiempo si consideramos que Pokemon Go alcanzó esa cifra en tan solo 19 días. Eso fue posible porque el juego se construyó sobre otras tecnologías exponenciales, como la capacidad de procesamiento de los ordenadores, los teléfonos móviles, Internet y la realidad aumentada.

Decimos que una tecnología es "exponencial" cuando la potencia y/o la velocidad se duplica cada año, y/o el costo se reduce a la mitad. El ejemplo mas conocido por todos es la Ley de Moore que en 1958 predijo que el número de transistores en los circuitos integrados se duplicaría cada 18 meses y su coste se iría reduciendo a la mitad. Esa ley sigue vigente hasta nuestros días.

Por tanto, las tecnologías exponenciales son aquellas que aceleran y dan forma rápidamente a las principales industrias y aspectos de nuestras vidas. Las tecnologías exponenciales actuales incluyen inteligencia artificial (IA), realidad aumentada y virtual (AR, VR), ciencia de datos, biología digital y biotecnología, medicina, nanotecnología y fabricación digital, redes y sistemas informáticos, robótica y vehículos autónomos. Las soluciones a los desafíos más apremiantes del mundo se encuentran en la intersección de estas tecnologías exponenciales. Es decir, cuando dos o más de estas tecnologías se usan en combinación para atacar un desafío persistente, la posibilidad de desarrollar una solución sostenible es mucho más probable.

Puede servir de ejemplo una potencial solución de atención médica que aproveche el aprendizaje automático, los registros de salud pública y los perfiles genéticos individuales para ayudar a prevenir enfermedades del corazón. O, por qué no pensar en otra solución que podría usar registros de salud personales, un nuevo biosensor y los datos de los teléfonos inteligentes para predecir la presencia de cáncer. Estos son los tipos de soluciones que la tecnología exponencial puede solucionar.

Según la ley de los rendimientos acelerados de Ray Kurzweil, la tasa de progreso en cualquier entorno de aprendizaje evolutivo (un sistema que aprende a través de prueba y error a lo largo del tiempo) aumenta exponencialmente. Cuanto más avanzado se vuelve un sistema que mejora a través del aprendizaje iterativo, más rápido puede progresar.

Las principales tendencias tecnológicas exponenciales a tener en cuenta serían:

Inteligencia Artificial (AI)  La Inteligencia Artificial está mejorando a pasos agigantados, y los datos y la capacidad de procesamiento que impulsan a la IA se están volviendo más baratos y fáciles de obtener, por lo que aunque llevamos muchos años hablando de ello y parece que es un tema ya muy manido, ahora es cuando realmente podemos empezar a aplicarla con garantías.

Realidad aumentada y realidad virtual (AR / VR). Son tecnologías que pueden ser subestimadas por pensar que se utilizan como juguetes para entretenimiento y juegos. Pero estas tecnologías están mejorando rápidamente y están encontrando casos de uso en medicina, arquitectura, fabricación, educación, construcción y aeroespacial. En un futuro cercano, veremos seguramente el uso de AR en capas sobre el mundo físico.

Vehículos autónomos: Una mirada a las marcas que compiten en este espacio, como Google, GM, Ford, Toyota, Tesla y Volkswagen, sugiere un gran mercado potencial. Se espera que el mercado global alcance los  65,3 mil millones de dólares para 2027. Es una gran oportunidad financiera, y el impacto en nuestra vida diaria puede ser incluso más profundo que la introducción de autos producidos en masa hace un siglo.

Blockchain: Si hubiera un premio "Tecnología transformadora de 2018" para reconocer el potencial para transformar la economía global, blockchain sería el candidato con más opciones. El potencial para eliminar a terceros de las transacciones está impulsando un mercado global para blockchain que se espera que crezca un 59% entre 2016 y 2024.

Ciencia de datos (Data Scientist): Se ha dicho que los datos son el nuevo petróleo en la economía digital de hoy en día, pero eso puede estar subestimando el impacto de los datos. Los datos seguirán siendo un motor clave de la economía mundial en el futuro y la escasez no es una preocupación. La perspectiva también es buena para el futuro del trabajo en este campo, ya que LinkedIn recientemente identificó a Data Scientist como uno de los trabajos de más rápido crecimiento en el mundo.

Biotecnología, biología natural: El envejecimiento de las poblaciones, y el interés en reducir o detener el proceso de envejecimiento, impulsan este sector. La capacidad de construir partes humanas para reemplazar los órganos y tejidos defectuosos o editar enfermedades de nuestros genomas está impulsando un mercado de biotecnología que se estima en un valor de 727 mil millones de dólares para 2025, según Grand View Research.

Internet de las cosas (IoT): IoT no es solo una red global de dispositivos interconectados. Con la creciente gama de dispositivos portátiles y dispositivos personales, IoT es accesible para todos nosotros. Según Statista, se espera que la creciente cantidad de dispositivos conectados a la IoT a nivel mundial alcance los 75 mil millones para 2025.

Impresión 3D y Fabricación Digital: La impresión en 3D es una tecnología exponencial con un potencial disruptivo que va mucho más allá de lo que muchos creen. Más allá de transformar la forma en que se diseñan, prueban y se crean prototipos, la impresión 3D también podría reinventar la fabricación tradicional y las cadenas de suministro. Una oportunidad de 1 .7 billones de dólares según Andre Wegner.

Robótica: Los robots y los drones son cada vez más asequibles, eficientes y colaborativos, lo que permite a la industria de la robótica lograr un crecimiento sin precedentes. Los robots colaborativos que trabajan de manera segura junto con los humanos, como el LoweBot que puede monitorizar el inventario y ayudar a los clientes a localizar productos, están a la vanguardia.

Está claro que no todas las empresas podrán "subirse" a una o varias de estas tecnologías pero en la economía altamente competitiva de hoy, la tecnología avanza a un ritmo exponencial y el ciclo de vida de las empresas se está acortando hasta el punto de que parecen nacer y morir de la noche a la mañana. Ya no es útil para las organizaciones definir la innovación como simplemente crear nuevos productos o servicios rentables. De hecho, no existe una definición única para todos: cada organización debe crear su propia definición de innovación, adaptada a sus prioridades y objetivos únicos.

No obstante, teorías como la de los Tres Horizontes, son un buen punto de partida para diseñar una estrategia de innovación a corto, medio y largo plazo, algo de lo que hablaré en el próximo artículo y que a modo de resumen propone dedicar el 50% del esfuerzo en innovación a mejorar los productos y servicios que estamos comercializando en estos momentos; un 25% al diseño de los productos y servicios que van a sustituir a los actuales dentro de 4 o 5 años y otro 25% a más largo plazo (15 años). El 95% de lo diseñado para este último horizonte, fracasará o nunca verá la luz , pero solo con que acertemos con el 5% restante, tendremos garantizada la supervivencia de la compañía.

 

Fuente:

Singularity University

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    X