Elige con quien hacerlo y hazlo, porque es necesario

Michel Porter escribió en 1985 que ‘la cadena de valor es la herramienta estratégica que debe utilizarse en una empresa para identificar sus fuentes de ventaja competitiva’. Durante muchos años ha sido casi un instrumento contable, una especie de tabla a través de la cual el ejercicio de mejora se basaba en aspectos puramente técnicos. Eso ha cambiado definitivamente y no tiene vuelta atrás, la nueva cadena de valor, la que deriva de la transformación digital de nuestra economía, ha incorporado un elemento que distorsiona toda su estructura: el cliente. Por primera vez, el cliente, no es un ente exterior a esa cadena sino que es, sencillamente, el centro de la misma.

Tradicionalmente, el papel primordial de la TI ha sido apoyar las operaciones comerciales: desde el inventario hasta la nómina o el presupuesto. Eso sigue siendo una función vital. Pero en un mercado digital donde la tecnología es la clave para el crecimiento del negocio, y el cliente es el centro de las cadenas de valor el mandato y las expectativas de la organización de TI es mucho más amplio.

En un mundo digital, el foco de TI está pasando de operaciones a impulsar el crecimiento del negocio. Los rápidos ciclos de desarrollo y la innovación acelerada requieren enfoques dinámicos para adquirir talento. Agilidad, velocidad y escalabilidad son todas las cualidades imprescindibles, lo que significa que la movilidad, la entrega ágil y los modelos de negocio basados ​​en la nube están llegando desde la vanguardia. Los presupuestos están pasando del trabajo de TI (back-end) a las experiencias de clientes digitales (front-end).

Todos estos factores contribuyen a un papel muy diferente para TI, y las palancas de valor están cambiando en cada sector de la industria. Además de la complejidad que enfrentan los CIOs, los entornos tecnológicos que administran son más heterogéneos que nunca, las empresas puede que tengan todavía un solo ERP, pero también tienen múltiples plataformas adicionales y tecnologías entrelazadas en más y más combinaciones. Además de introducir una gama completamente nueva de preocupaciones, incluida la seguridad , esto requiere una nueva mentalidad de contratación de servicios donde a la hora de elegir socio no se puede pasar por alto sus credenciales, experiencia y capacidad de innovación.

Esto requiere nuevos modelos de prestación de Servicios por parte de los Socios tecnológicos, nuevos enfoques que superen los modelos comerciales tradicionales basados en horas/hombre ya obsoletos. Las organizaciones de TI necesitarán nuevos modelos comerciales “todo-como-un-servicio” que midan el valor del trabajo realizado en lugar de la mano de obra necesaria para realizar el trabajo a través de acuerdos basados en los resultado. Veremos proveedores y empresas juntos para impulsar la innovación y lograr resultados específicos (en lugar de clientes especificando por adelantado la mezcla de materiales/personal y habilidades requeridas).

En un contexto en el que muchas organizaciones debaten como comenzar a aplicar la Transformación Digital, escuchar a empresas que han iniciado este proceso o ya lo están aplicando en estos momentos, es sin duda una buena fuente de inspiración sobre iniciativas y las oportunidades de su implantación.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    X