El valor empresarial del AMS

La empresa de hoy espera que su Departamento TI lidere la la innovación tecnológica de su organización, pero, sin embargo, continúan gastándose la mayoría del presupuesto tecnológico en mantener los Sistemas de Información que poseen. Un negocio promedio gasta el 72% de su gasto en TI, en el cuidado y la alimentación de los sistemas tecnológicos existentes, de acuerdo con Forrester Research, dejando sólo un 28% para nuevas inversiones.

La mayoría de esos costes de mantenimiento están dedicados al mantenimiento de las aplicaciones. Una sola aplicación grande y compleja, por ejemplo el ERP, podría suponer más de la mitad del presupuesto de las aplicaciones TI de la empresa. Sin embargo, con demasiada frecuencia, las organizaciones tratan los servicios de administración de aplicaciones (AMS) como una idea del final del ciclo de vida de las aplicaciones.

La empresa de hoy exige mucho más de la administración de aplicaciones de TI que el soporte básico. Un nuevo sistema logrará los objetivos de negocio previstos a lo largo del tiempo dependiendo del apoyo y mantenimiento continuo  centrado en los resultados. La falta de atención a la necesidad estratégica de una AMS eficaz -incluso innovador- está causando que las organizaciones gasten la mayor parte del presupuesto en mantener sistemas que ya no ofrecen ningún valor comercial. Ese es el dinero que el negocio debería gastar estratégicamente en la innovación tecnológica.

AMS no es solo Soporte 

Cada Sistema o Aplicación pasa por un ciclo de vida relativamente predecible: diseñar, construir, implementar, operar, mejorar y optimizar. (Aunque en el mundo actual de desarrollo  puede haber una superposición significativa en esas fases.)

Tradicionalmente, los Servicios de Gestión de Aplicaciones se han centrado en los procesos más básicos de estabilización y soporte del sistema.  En el mejor de los casos, ha proporcionado mejoras en los procesos de soporte de TI o unos costes de mantenimiento reducidos. Sin embargo, el verdadero valor comercial de la gestión de aplicaciones se logra mediante una ejecución eficiente y una mejora continua, centrándose en los resultados empresariales a lo largo del ciclo de vida del sistema.

AMS pueden satisfacer mejor las crecientes demandas empresariales -proporcionando un valor incremental en el negocio, mayor satisfacción del cliente, menor riesgo y menores costes- mediante la reformulación de su misión en torno a cuatro objetivos generales:

  • Estabilización : Dedicar tiempo y recursos a la adopción del sistema por parte del usuario y a la estabilización del sistema para acelerar el valor del negocio Hay que desplegar una mezcla de habilidades empresariales y tecnológicas
  • Soporte : asegurar la disponibilidad de la aplicación, el rendimiento y el funcionamiento normal mediante prácticas de gestión de servicios.
  • Mantener el sistema :  Actualizar proactivamente el sistema para reducir posibles fallos. Mantener la integridad del diseño de procesos de negocio mediante un control de cambios eficaz y validación de soluciones
  • Mejora : Aumentar  el valor mediante la mejora continua, la optimización y la innovación 

Durante las primeras etapas del ciclo de vida de una aplicación, los objetivos son probablemente la gestión del riesgo y la alineación del negocio de TI. Durante el despliegue, la atención se centra en cuestiones como la continuidad de los recursos, la adopción de los usuarios y la realización de los casos de negocio. Una vez que el sistema está estable, la administración de aplicaciones se dedica más al control de cambios, mejora de procesos y optimización de costos.

Obtener más valor de los proveedores de AMS

Los CIO deben esperar que sus proveedores de servicios de administración de aplicaciones AMS aporten iniciativas de transformación digital.

Al centrarse sólo en la capacidad de un proveedor de AMS para dar soporte al sistema  a un precio atractivo, las empresas pasan por alto el valor potencial que estos proveedores pueden y deben aportar  tanto a la revitalización de los sistemas como a iniciativas más amplias de transformación digital.

Dado el ritmo del cambio tecnológico y el grado en que las nuevas tecnologías están condicionando los modelos de negocio, líneas de productos y mercados enteros, el proceso de transformación de los sistemas continuará en muchas empresas que  buscan maneras de conectar sistemas empresariales, informáticos y operativos y de apoyar tecnologías móviles, analíticas, sociales y otras digitales.

Al elegir un proveedor de AMS, deben buscar uno que pueda asociarse con ellos estratégica y operativamente, así como apoyar la mejora continua

Los directores de TI deben esperar que sus socios de AMS apoyen los esfuerzos de revitalización y transformación digital.

Al igual que las empresas que los contratan, no hay dos proveedores de AMS iguales. Muchas son empresas de bajo costo que proporcionan sólo servicios básicos, mientras que otras ofrecen extensas carteras de servicios. Hay empresas de AMS con experiencia en nichos de tecnología y otros que cuentan con amplitud y profundidad en una amplia gama de áreas.

La elección del socio equivocado puede minar el progreso, aumentar los costos y cortocircuitar oportunidades de transformación potencialmente valiosas.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    X