AMC Mecanocaucho confía en HPE SimpliVity

TIGLOO Infraestructuras replica la solución hiperconvergente  HPE SimpliVity con procesador Intel® Xeon® en  los  CPDs   de  la compañía  y la blinda frente a posibles caídas del sistema.

Aplicaciones Mecánicas del Caucho (AMC) es una empresa familiar guipuzcoana que lleva en el mercado desde 1969. Su sede se encuentra en la localidad de Asteasu y está gestionada por la segunda  generación de los Lopetegi. Los hermanos Lopetegi se han especializado en diferentes áreas y actualmente dirigen los principales departamentos de la empresa: gerencia, dirección comercial y producción, para continuar con la senda de crecimiento que les dejó su padre. La fábrica está especializada en la fabricación, diseño y venta de soportes antivibratorios para la industria y la construcción, además de espumas insonorizantes. Sus soluciones están basadas en caucho- metal, muelle-caucho y Sylomer®.

Además del mercado español, AMC tiene una fuerte presencia internacional y sus ventas crecen año tras año más allá de nuestras fronteras. Así, después de España, los países donde más presencia tiene la guipuzcoana son Francia, Estados Unidos, Inglaterra, Alemania e Italia, no descartando abrir delegaciones en algunos de estos países en un futuro próximo. De momento, trabajan con distribuidores y representantes. Con un ritmo de crecimiento del 15% anual, 90 trabajadores en plantilla y una facturación de 25 millones de euros al año, las necesidades tecnológicas de AMC se han ido incrementando hasta llegar a desbordar las capacidades de su actual CPD.

DESAFÍO

Para dar respuesta a las nuevas necesidades de almacenamiento, cómputo y seguridad tecnológica, la compañía recurrió al integrador TIGLOO Infraestructuras, con el que lleva tiempo trabajando. Concretamente, tienen externalizado con ellos los servicios gestionados de sus infraestructuras.

Los últimos cinco años, AMC ha estado trabajando en un entorno HP LeftHand; en concreto, con unas cabinas de almacenamiento que tenían replicadas en las dos ubicaciones de sus CPDs, situados ambos en el polígono industrial Industrialdea, zona A, de Asteasu. Dada la relación de confianza que se ha establecido a lo largo del tiempo, los técnicos de TIGLOO Infraestructuras informaron a los responsables de la fábrica que su infraestructura actual se les había quedado obsoleta.

“Lo cierto es que con el crecimiento que están teniendo en AMC necesitábamos buscar la mejor solución que se adaptara lo máximo a sus requisitos actuales y futuros. Las necesidades de almacenamiento y cómputo de AMC se habían incrementado y la infraestructura actual ya no era suficiente. AMC necesitaba una solución de almacenamiento y cómputo actual y flexible que fuera acorde con el crecimiento de la empresa”, indica Unai Uranga, responsable de desarrollar el negocio de TIGLOO Infraestructuras en Guipúzcoa.

Una de las principales exigencias que debían tener los nuevos sistemas es que estuvieran replicados, para que, en caso de caída, los usuarios no se vieran afectados. “Teniendo en cuenta la criticidad de la producción de AMCy los servicios que presta a sus clientes, esta no puede permitirse el lujo de tener una parada”, añade Unai Uranga.

Para dar respuesta a las nuevas necesidades, TIGLOO Infraestructuras propuso la solución hiperconvergente HPE SimpliVity con procesador Intel® Xeon®, un sistema “todo en uno” que integra almacenamiento, servidores y computación, dando cobertura a todos los elementos que conforman una infraestructura de CPD. Esta solución daría a la fábrica más capacidad en sus procesadores. “Vimos que la solución les encajaba porque ofrecía justo lo que necesitaban relativo a computación, almacenamiento y redundancia de todos sus sistemas e, incluso, tenía un plan de contingencia”, dice Uranga. Este último aspecto fue un aspecto muy a destacar a la hora de apostar por HPE SimpliVity con procesador Intel® Xeon®.

Así, los técnicos de TIGLOO Infraestructuras diseñaron una solución de dos nodos replicados en el CPD central y un nodo de contingencia en el segundo CPD de la solución hyperconvergente HPE Simplivity con procesadores Intel® Xeon®. En caso de caída del sistema, se podría poner en marcha un plan de contingencias contra la otra ubicación. Si la solución no tuviera esta funcionalidad y ocurriera un desastre, la empresa podría perder entre 150.000 y 200.000 euros diarios, al detener su producción. Las caídas no suelen ser frecuentes, pero pueden ocurrir por cualquier fallo del hardware: placa del servidor, fuentes redundantes, etc. y es mejor ser precavidos.

El proyecto tardó en finalizarse tres semanas, aproximadamente, y constó de tres despliegues:

  • El primero fue certificado directamente por HPE, que es quien se encargó de poner en marcha y configurar el software de la solución.
  • El segundo y el tercer despliegue lo hizo TIGLOO Infraestructuras, así como la migración del entorno de la solución antigua a la nueva. Estas fases consistieron en la instalación del hardware y software de la herramienta.

VENTAJAS

Una de las grandes ventajas que tiene la solución HPE SimpliVity con procesador Intel® Xeon® es que contiene su propio sistema de backup y recuperación en un software que se llama OmniStack, encargado del arbitraje de los nodos. Esta funcionalidad gestiona también las copias de seguridad del entorno e, incluso, la recuperación anti-desastre, esto quiere decir que no es necesario un software de terceros. “Aunque también se integra perfectamente con software de terceros en caso de necesitar sacar las copias al exterior”, explica Unai Uranga. Al final, esto se traduce en un ahorro de costes para la empresa en cuanto a la recuperación de desastres y el backup. Otra de las ventajas de HPE SimpliVity con procesador Intel® Xeon® es que el nodo tiene tanto hardware como software, son servidores que llevan almacenamiento y gracias a esto se consiguió reducir sustancialmente el número de máquinas instaladas. Antes, AMC tenía cuatro nodos en cada uno de los dos pabellones y ahora hay tres en total, uno de ellos dedicado solo a la recuperación de desastres. Estos nodos han permitido una transición natural entre sistemas, por lo que la migración no ha supuesto ningún problema ni contratiempo a los usuarios.

BENEFICIO

La implantación de HPE SimpliVity con procesador Intel® Xeon® está totalmente finalizada y le va a proporcionar a la compañía vasca numerosos beneficios. Por una parte, ahora tienen la posibilidad de crecer más de un 70%. Además, es una herramienta provista de mucha más computación, tanto en lo relativo a los cores como a los procesadores, esto quiere decir que se podrían introducir más máquinas virtuales y estas se ejecutarían sin problema. Derivado de lo anterior, AMC cuenta ahora con sistemas muy flexibles que se van a ir adaptando a su ritmo de crecimiento, sin preocuparse por interrupciones si necesitan recursos rápidamente. La capacidad de almacenamiento también se ha multiplicado, lo que da solución a la creciente cantidad de datos que necesita guardar la empresa.

Por último, al tratarse una solución que funciona únicamente con Discos de Estado Sólido (SSD), el rendimiento de HPE SimpliVity con procesador Intel® Xeon® se incrementa exponencialmente, esto quiere decir que los usuarios finales van a notar que sus aplicaciones van a una velocidad mucho mayor que antes.

Descargar Case Study

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios

    X